La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo.


Una de las características más comunes de esta condición es la pérdida de peso inexplicada en algunos pacientes. Aunque pueda parecer contradictorio, la diabetes puede ser una aliada en la lucha contra el sobrepeso. En este artículo, exploraremos las razones por las cuales la diabetes puede ayudar a adelgazar y cómo esto puede ser beneficioso para la salud en general.

La verdad detrás de la pérdida de peso en la diabetes

La pérdida de peso en pacientes con diabetes puede ser atribuida a varios factores. Uno de los principales motivos es la falta de insulina en el cuerpo, especialmente en pacientes con diabetes tipo 1. La insulina es la hormona responsable de transportar la glucosa a las células para que sea utilizada como energía. Cuando hay una deficiencia de insulina, las células no pueden obtener la energía necesaria y el cuerpo comienza a quemar grasa y músculo como fuente alternativa de energía, lo que resulta en la pérdida de peso.

Otro factor que contribuye a la pérdida de peso en la diabetes es la excreción de glucosa a través de la orina. Cuando los niveles de glucosa en la sangre son elevados, los riñones trabajan extra para eliminar el exceso de azúcar a través de la orina. Este proceso de eliminación de glucosa puede provocar una pérdida de calorías y líquidos en el cuerpo, lo que también contribuye a la pérdida de peso en pacientes con diabetes.

Además, la diabetes puede afectar el metabolismo de los pacientes, haciendo que quemen calorías de manera más eficiente. Esto significa que, incluso en reposo, una persona con diabetes puede estar quemando más calorías que alguien sin esta condición. Esta aceleración del metabolismo puede resultar en una pérdida de peso gradual pero constante en pacientes con diabetes, lo que puede ser beneficioso para aquellos que buscan controlar su peso y mejorar su salud en general.

En conclusión, la pérdida de peso en pacientes con diabetes puede ser un efecto secundario de la enfermedad que, si se controla adecuadamente, puede tener beneficios para la salud a largo plazo. Es importante recordar que la pérdida de peso debe ser supervisada por un médico y realizarse de manera saludable y gradual. Si tienes diabetes y estás experimentando una pérdida de peso significativa, consulta con tu profesional de la salud para determinar la causa y recibir el tratamiento adecuado. Recuerda que la diabetes no es solo una condición que afecta el peso, sino también la salud en general, por lo que es importante mantener un enfoque integral en el manejo de esta enfermedad.


Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.