Las estrías son un problema común que afecta a muchas personas, tanto hombres como mujeres.


Existen muchos mitos y conceptos erróneos sobre las estrías y su relación con el peso. En este artículo, vamos a desmitificar la idea de que las estrías solo aparecen cuando engordas o adelgazas y vamos a proporcionar información útil sobre cómo prevenirlas y tratarlas.

Descubre la verdad sobre las estrías y su relación con el peso

Las estrías son en realidad el resultado de la ruptura de las fibras de colágeno y elastina en la piel. Esta ruptura puede ser causada por varios factores, incluyendo cambios bruscos en el peso corporal. Si bien es cierto que las estrías son más comunes en personas que han experimentado cambios significativos en su peso, como el embarazo o la pérdida rápida de peso, también pueden ser el resultado de factores genéticos, hormonales y de estilo de vida.

Es importante tener en cuenta que las estrías no solo aparecen en personas con sobrepeso o que han perdido peso repentinamente. Cualquier persona, independientemente de su peso, puede desarrollar estrías debido a factores como el crecimiento durante la adolescencia, el uso de esteroides, la genética y la falta de hidratación de la piel. Por lo tanto, es importante no asociar las estrías únicamente con el peso, ya que su aparición puede estar influenciada por diversos factores.

Aunque las estrías pueden ser una preocupación estética para muchas personas, es importante recordar que son completamente normales y no representan un riesgo para la salud. Sin embargo, si las estrías te causan incomodidad o afectan tu autoestima, existen medidas que puedes tomar para prevenirlas y tratarlas de manera efectiva. Mantener la piel hidratada, llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente y usar tratamientos tópicos como cremas y aceites pueden ayudar a minimizar la apariencia de las estrías y prevenir su formación.

En resumen, las estrías no solo aparecen cuando engordamos o adelgazamos, sino que pueden ser el resultado de diversos factores. Es importante no asociar las estrías únicamente con el peso y entender que su aparición puede estar influenciada por factores genéticos, hormonales y de estilo de vida. Si las estrías te preocupan, no dudes en consultar a un dermatólogo para obtener asesoramiento y tratamiento adecuado. Recuerda que todas las marcas en tu piel son parte de tu historia y no deberían afectar tu autoestima. ¡Ama tu cuerpo tal como es y no dejes que las estrías arruinen tu confianza!


Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.