La quimioterapia es un tratamiento comúnmente utilizado en la lucha contra el cáncer.


Sin embargo, ha surgido un mito en torno a este tratamiento que afirma que la quimioterapia puede hacer que las personas aumenten de peso. En realidad, la relación entre la quimioterapia y el peso es mucho más compleja de lo que se piensa. A continuación, te explicaremos por qué la quimioterapia no te hará engordar, ¡es un mito!

La quimioterapia no te hará engordar, ¡es un mito!

Contrario a lo que se cree, la quimioterapia en realidad no causa aumento de peso en la mayoría de los pacientes. Si bien es cierto que algunos pacientes pueden experimentar cambios en su peso durante el tratamiento, esto generalmente se debe a otros factores como la pérdida de apetito, náuseas y vómitos, que son efectos secundarios comunes de la quimioterapia. Es importante recordar que la quimioterapia tiene como objetivo combatir las células cancerosas en el cuerpo y no está diseñada para provocar un aumento de peso.

Además, es importante tener en cuenta que la quimioterapia puede tener efectos secundarios que pueden influir en el peso, como la pérdida de masa muscular o la retención de líquidos. Sin embargo, estos cambios en el peso no son causados directamente por la quimioterapia en sí, sino más bien por la forma en que el cuerpo reacciona al tratamiento. Es fundamental mantener una dieta balanceada y llevar a cabo ejercicio regularmente para minimizar estos efectos secundarios y mantener un peso saludable durante el tratamiento.

Por lo tanto, es importante desechar el mito de que la quimioterapia engorda. Es fundamental hablar con el equipo médico encargado de tu tratamiento para obtener información precisa y personalizada sobre cómo manejar tu peso durante la quimioterapia. Recuerda que lo más importante es centrarse en tu salud y bienestar general durante este proceso, y no dejarte llevar por mitos infundados. ¡La quimioterapia es un tratamiento necesario y eficaz en la lucha contra el cáncer, y no debes preocuparte por un aumento de peso como consecuencia de este!

En conclusión, la idea de que la quimioterapia engorda es simplemente un mito. La realidad es que este tratamiento no está diseñado para provocar un aumento de peso en los pacientes. Si bien es cierto que puede haber cambios en el peso durante la quimioterapia, estos se deben principalmente a otros factores como la pérdida de apetito y los efectos secundarios del tratamiento. Es fundamental mantener una actitud positiva y centrarse en la salud y bienestar general durante este proceso. ¡No dejes que los mitos te desvíen de tu camino hacia la recuperación!


Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.