Cuando se trata de tomar medicamentos, es importante estar informado sobre los posibles efectos secundarios que pueden tener en nuestro cuerpo.


Uno de los medicamentos comúnmente recetados para tratar la depresión y los trastornos de ansiedad es el escitaloprám. Sin embargo, ha habido mucha confusión en torno a si el escitaloprám engorda o adelgaza. En este artículo, vamos a desmitificar esta cuestión y revelar la verdad sobre los efectos del escitaloprám en el peso corporal.

Descubre la verdad sobre si el escitaloprám engorda o adelgaza

El escitaloprám es un antidepresivo que pertenece a la clase de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). A menudo se ha especulado que los ISRS pueden causar aumento de peso en aquellos que los toman. Sin embargo, diversos estudios han demostrado que el escitaloprám en sí mismo no causa un aumento significativo de peso. De hecho, los efectos secundarios comunes de este medicamento, como náuseas o pérdida de apetito, pueden incluso llevar a una ligera pérdida de peso en algunos pacientes.

Además, es importante tener en cuenta que el escitaloprám puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y reducir los síntomas de la depresión y la ansiedad, lo que a su vez puede tener un impacto positivo en la salud general y el bienestar de una persona. Al tratar eficazmente estos trastornos mentales, las personas pueden ser capaces de llevar un estilo de vida más activo y saludable, lo que puede contribuir a mantener un peso corporal saludable a largo plazo.

No dejes que los mitos te confundan: el escitaloprám no causa aumento de peso

En resumen, no hay evidencia sólida que respalde la idea de que el escitaloprám cause un aumento de peso significativo en las personas que lo toman. Es importante recordar que cada individuo puede reaccionar de manera diferente a los medicamentos, por lo que es fundamental hablar con un profesional de la salud si experimentas algún cambio inesperado en tu peso mientras estás en tratamiento con escitaloprám. En general, los beneficios de tratar la depresión y la ansiedad con este medicamento superan los posibles efectos secundarios, y es importante priorizar la salud mental en todo momento.

En conclusión, el escitaloprám es un medicamento seguro y efectivo para tratar la depresión y los trastornos de ansiedad, y no debe ser motivo de preocupación en cuanto a su posible efecto en el peso corporal. Si estás considerando comenzar un tratamiento con escitaloprám o ya estás tomando este medicamento, no dejes que los mitos y la desinformación te confundan. Siempre consulta con un profesional de la salud para obtener la mejor orientación sobre tu tratamiento y no dudes en expresar cualquier inquietud que puedas tener. Tu salud mental es importante, y mereces recibir el apoyo y la atención adecuados para superar cualquier desafío que puedas enfrentar.


Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.