En ocasiones, al tomar antibióticos para tratar una infección, nos surge la duda de si estos medicamentos pueden tener algún impacto en nuestro peso.


Existen muchos mitos y desinformación alrededor de si los antibióticos pueden hacernos subir de peso o, por el contrario, ayudarnos a adelgazar. En este artículo, vamos a despejar todas tus dudas y explicarte detalladamente cómo afecta el antibiótico a tu peso.

Descubre la verdad sobre si el antibiótico engorda o adelgaza

Cuando se trata de la relación entre los antibióticos y el peso, es importante entender que los antibióticos en sí mismos no tienen la capacidad de hacerte engordar o adelgazar. Lo que puede ocurrir es que los antibióticos pueden afectar indirectamente tu peso a través de otros mecanismos. Por ejemplo, algunos antibióticos pueden alterar la flora intestinal, lo que a su vez puede afectar tu metabolismo y tu capacidad para absorber los nutrientes de los alimentos. Esto podría tener un impacto en tu peso, pero no se debe directamente al antibiótico en sí.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que los antibióticos pueden provocar efectos secundarios como malestar estomacal, diarrea o pérdida de apetito, lo que podría llevar a una disminución en tu consumo de alimentos y, por ende, a una pérdida de peso. Sin embargo, estos efectos suelen ser temporales y una vez que dejas de tomar el antibiótico, tu peso tiende a volver a la normalidad. Por lo tanto, no es correcto afirmar que los antibióticos adelgazan, sino más bien que pueden tener efectos temporales en tu peso debido a los efectos secundarios que puedan provocar.

¡No te dejes engañar! Aquí te explicamos cómo afecta el antibiótico a tu peso.

En resumen, los antibióticos en sí mismos no tienen la capacidad de hacerte engordar o adelgazar. Sin embargo, es importante tener en cuenta que pueden tener efectos indirectos en tu peso a través de la alteración de la flora intestinal o de los efectos secundarios que puedan provocar. Es fundamental seguir las indicaciones de tu médico al tomar antibióticos y no automedicarte, ya que un uso inadecuado de estos medicamentos puede tener consecuencias negativas para tu salud y tu peso. Recuerda que una alimentación balanceada y un estilo de vida saludable son clave para mantener un peso adecuado, independientemente de si estás tomando antibióticos o no.

En conclusión, no debes preocuparte en exceso por si los antibióticos te harán engordar o adelgazar. Lo más importante es seguir las indicaciones de tu médico, mantener una alimentación saludable y llevar un estilo de vida activo para cuidar de tu peso y de tu salud en general. Los antibióticos son una herramienta importante para combatir las infecciones, pero es igualmente importante usarlos de forma responsable y estar al tanto de cómo pueden afectar a tu organismo. ¡No te dejes engañar por los mitos y la desinformación, busca siempre la verdad y toma decisiones informadas sobre tu salud!


Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.