El debate sobre si el aceite de oliva engorda o adelgaza es uno que ha estado presente por años.


Muchas personas asocian el consumo de aceite de oliva con un aumento de peso, debido a su alto contenido de calorías y grasas. Sin embargo, la verdad es que el aceite de oliva puede ser un aliado tanto para tu figura como para tu salud. A continuación, te presentaremos los beneficios del aceite de oliva y por qué no deberías temer incluirlo en tu dieta.

Descubre la verdad sobre si el aceite de oliva engorda o adelgaza

El aceite de oliva es una fuente de grasas saludables, en particular ácidos grasos monoinsaturados, que han demostrado tener efectos positivos en la salud cardiovascular. A pesar de su alto contenido calórico, el consumo moderado de aceite de oliva puede ayudarte a controlar tu peso. Estudios han demostrado que las personas que consumen aceite de oliva con regularidad tienden a tener un índice de masa corporal más bajo que aquellos que no lo incluyen en su dieta.

Además, el aceite de oliva es un alimento saciante, lo que significa que te sentirás más lleno por más tiempo después de consumirlo. Esto puede ayudarte a controlar tus porciones y evitar excesos en tus comidas, lo que a su vez puede contribuir a la pérdida de peso. Es importante tener en cuenta que el consumo excesivo de cualquier alimento, incluido el aceite de oliva, puede tener un impacto negativo en tu peso, por lo que se recomienda consumirlo con moderación dentro de una dieta balanceada.

Beneficios del aceite de oliva para tu figura y salud

Además de sus efectos en el peso, el aceite de oliva también ofrece una serie de beneficios para la salud. Su alto contenido de antioxidantes, como la vitamina E, puede ayudar a combatir el estrés oxidativo en el cuerpo y reducir el riesgo de enfermedades crónicas. El aceite de oliva también es beneficioso para la salud de la piel, el cabello y las uñas, gracias a sus propiedades hidratantes y regenerativas.

Otro aspecto a destacar es que el aceite de oliva virgen extra, en particular, es rico en polifenoles, compuestos con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que pueden proteger el corazón y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, incluir aceite de oliva en tu dieta no solo puede contribuir a mantener un peso saludable, sino que también puede mejorar tu bienestar general y prevenir enfermedades a largo plazo.

En conclusión, el aceite de oliva es un alimento versátil y beneficioso que puede formar parte de una dieta equilibrada y saludable. Su consumo moderado puede ayudarte a controlar tu peso, gracias a su efecto saciante y su perfil nutricional. Además, los numerosos beneficios para la salud que ofrece hacen que el aceite de oliva sea una excelente elección para mantener una figura saludable y prevenir enfermedades. No temas incluir aceite de oliva en tu dieta, ¡tu cuerpo te lo agradecerá!


Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.